Besser Lighting une estrategias con la tecnología de LumenTalk™

Lumenpulse Inc. firmó un acuerdo de licencia para la tecnología Lumentalk ™ con Besser Lighting, un fabricante con sede en México de iluminación LED para aplicaciones industriales y comerciales. El acuerdo otorga a Besser Lighting el acceso a la tecnología patentada, que permite el control digital de la iluminación LED sobre líneas eléctricas existentes. Los clientes de la compañía ahora pueden evitar gastos de cableado y renovación innecesarios, haciendo más fácil y más rentable convertir a LED y control digital. "La tecnología de Lumentalk aporta un beneficio añadido a nuestros clientes que están cambiando al LED, dándoles un control total sobre su sistema de iluminación existente, sin los costos y los dolores de cabeza involucrados en el re-cableado o la renovación de espacios industriales", dijo Diego I. Zambrano, Director Comercial en En Besser Lighting. "Esta tecnología elimina muchos de los principales obstáculos en los proyectos nuevos y existentes, reduciendo los costos de material y de instalación, por lo que estamos muy contentos de poder ofrecerlo". Lumentalk ha sido desarrollado para trabajar con cualquier accesorio de LED, proporcionando un control digital instantáneo a los sistemas de cableado tradicionales. La tecnología es independiente del protocolo, haciéndolo compatible con la mayoría de los dimmers y sistemas de control tradicionales (Triac, 0-10V, DALI, DMX, ELV). Lumentalk es también bidireccional, permitiendo que las luminarias envíen la información detrás para la comisión fácil.

Leer más

La importancia de la temperatura de color en la iluminación LED

Que una luz sea fría o cálida puede incidir tanto en nuestro rendimiento como en nuestro descanso . Por eso es importante elegir la iluminación correcta para cada situación. La temperatura de color podría definirse como la sensación que percibe el ojo humano ante una luz, siendo cálida si predomina el color ámbar o fría si predomina el azul. Esta medición solo se aplica a la luz blanca y técnicamente se define como “la impresión de color a ciertas temperaturas de un radiador de cuerpo negro perfecto”, según la guía de la Federación de Asociaciones Europeas de Luminarias y Componentes para Luminarias. Cuando queremos elegir lámparas para uso doméstico, las más adecuadas son las que poseen una temperatura alrededor de los 2.800 grados kelvin, porque generan un ambiente cálido y confortable. Sin embargo, en los locales comerciales se utilizan luminarias de alrededor de 6.000 K y 5.600 K si se va a trabajar forzando más la visión, como en talleres, oficinas, etc. Cuando se hace referencia a la iluminación se debe considerar tanto la iluminación natural como la iluminación artificial. A la hora de diseñar un área de trabajo siempre se deben considerar ambas. La Sociedad de Ingeniería de Iluminación (IES) ha publicado una declaración de posición titulada "Efectos de la Iluminación en la Salud Humana (PS-03-10)", que no es específico de los LEDs. El documento declara que "la radiación óptica detectada por la retina afecta el comportamiento, la psicología y la percepción del ambiente de un individuo" La posición del IES es promover y fomentar una comprensión más completa de las respuestas humanas a la radiación óptica que conduce a diseños mejorados para todos los Ambientes iluminados". El uso de temperaturas arriba de los 6500K en LED es tan concentrado y tiene alto contenido azul, puede causar severo deslumbramiento, lo que resulta la constricción pupilar en los ojos. La luz azul se dispersa más en el ojo humano que las longitudes de onda más largas de amarillo y rojo, y los niveles altos pueden dañar la retina. Esto puede causar problemas al ver claramente para conducir con seguridad o caminar por la noche. En el caso de la luz LED blanca, se estima que es cinco veces más eficaz para suprimir la melatonina por la noche que las lámparas de sodio de alta presión (dado la misma salida de luz). La supresión de la melatonina es un marcador de alteración circadiana, que incluye el sueño interrumpido.La necesidad de eficiencia energética es importante, pero también lo es minimizar el riesgo humano de una mala iluminación, tanto por el deslumbramiento como por la interrupción circadiana. La tecnología LED puede optimizar efectivamente cuando está bien diseñada. Pueden clasificarse las luces “blancas” emitidas por diferentes fuentes por su similitud de color con la radiación que emite. El concepto de Temperatura de Color, y su medición en Grados Kelvin (K), se utiliza para medir y clasificar las diferentes luces. En el cuadro anterior se clasifican, en grados Kelvin (K), diferentes fuentes de luz según su dominante de color. • 5600 K: es la temperatura de color de la luz del sol (a pleno día). Vulgarmente se considera a esta luz amarilla, inclusive al sol se lo dibuja con ese color, pero en realidad emite una luz fría, azulada. La sensación de “amarillez” está dada por contraste con el color del cielo, que es mucho más azul aún.

Leer más

¿Cómo se mide la vida útil del LED?

En septiembre de 2008, el IES publicó el Mantenimiento del Lumen de Medición de Fuentes de Luz LED, publicación IES LM-80-08. LM-80 es la contrapartida LED de LM-65, LM-49 y otras normas de pruebas de vida para fuentes de luz convencionales, pero difiere de los estándares más antiguos en una serie de maneras importantes y potencialmente confusas. En lugar de medir la vida útil de la lámpara, LM-80 pide medir cuánto disminuye la salida de luz de una fuente LED durante un cierto número de horas de funcionamiento. Técnicamente, el término para esta disminución es la depreciación del lumen. Debido a que las fuentes de luz LED continúan produciendo luz incluso después de que su consumo de luz inicial haya disminuido en un 50% o más, los diseñadores y especificadores de iluminación necesitan saber cuánto tiempo un aparato de iluminación LED conservará un porcentaje significativo de su salida de luz inicial. La Alianza para Sistemas y Tecnologías de Iluminación de Estado Sólido (ASSIST), un grupo liderado por el Lighting Research Center del Rensselaer Polytechnic Institute en Troy, Nueva York, ha publicado una serie de recomendaciones que definen la vida útil de las fuentes de luz LED. ASSIST define la vida útil como la longitud de tiempo que una fuente de luz proporciona un nivel mínimo aceptable de luz en una aplicación dada. Las investigaciones realizadas por ASSIST indican que los cambios en los niveles generales de iluminación de oficina no se detectan en gran medida mientras los niveles de luz se mantengan por encima del 70% de sus niveles iniciales, especialmente si los cambios son graduales. Por lo tanto, para aplicaciones de iluminación general, ASSIST recomienda definir la vida útil como el tiempo que tarda una fuente de luz LED en alcanzar el 70% de su salida de luz inicial (L70). Para aplicaciones decorativas y de acento, ASSIST recomienda definir la vida útil como el tiempo que tarda una fuente de luz LED en alcanzar el 50% de su potencia inicial (L50). L70 y L50 son ampliamente utilizados por la comunidad de iluminación LED como dos umbrales importantes para la vida útil, cubriendo una amplia gama de aplicaciones de iluminación. Todo bien hasta ahora. Pero hay una desconexión entre los resultados de prueba típicamente proporcionados por LM-80 por un lado y los umbrales L70 y L50 que definen la vida útil en el otro. Esta desconexión, que podría llamarse la brecha de mantenimiento del lumen, es la fuente que genera una buena cantidad de confusión entre los diseñadores de iluminación y otros profesionales de la iluminación que necesitan entender cuánto tiempo un sistema de iluminación LED ofrecerá luz efectiva en una aplicación particular. Esta comprensión es crucial para hacer comparaciones válidas entre los aparatos de iluminación convencionales y LED, para calcular con precisión los costos de instalación, mantenimiento y reemplazo.

Leer más
1 2 3